Hay momentos determinados durante el año en los que la venta de jamones en Aguilar de Campoo aumenta exponencialmente. Como es lógico y sabido por todos, en la época de Navidad el jamón de uno de los productos más demandados. No obstante, también cabe destacar que es uno de esos alimentos que, aunque tiene picos, su compraventa se mantiene al alza durante los 12 meses.

Cuando acudimos a la venta de jamones en Aguilar de Campoo es bueno, en primer lugar, saber qué producto es el que queremos llevarnos. Como en todo, hay una escala de precios que irá aumentando conforme el proceso de producción haya sido más elevado.

La diferencia más notoria en un jamón la encontramos en su variante ibérica o no ibérica. Por ello, queremos mostrarte cuáles son aquellas diferencias que hacen un producto distinto del otro.

En primer lugar, y fácilmente observable, el jamón ibérico tendrá la pezuña de color negro. Es por eso que este tipo de jamones recibe también el nombre de pata negra. El jamón serrano sin esta distinción tendrá un color de pezuña más amarillento. Esta diferencia se da tanto en las patas de jamón como en las paletillas.

Otra diferencia esencial son las vetas de tocino. En este caso, para comprobarlo, es necesario que se haya iniciado el corte. Eliminada la grasa que recubre toda la carne aprovechable, podrás observar cómo el jamón que es ibérico está compuesto por franjas blancas en el interior de cada loncha. Son las llamadas vetas, que harán que el sentido dentro de la boca sea mucho más sabroso.

Para conseguir un producto u otro, los cochinos son bien alimentados con bellotas naturales, en el caso de los ibéricos, o bien con piensos específicamente diseñados.

En Bodega Cabria nos dedicamos a la venta de los mejores jamones.